Antes del arresto: el control de tráfico DWI

Read in English

Antes del arresto: el control de tráfico DWI

Sospecha razonable y causa probable

Contrariamente a la creencia popular, los oficiales de policía no están obligados a tener una causa probable para detener a una persona. Todo lo que deben tener es una sospecha razonable de que un crimen ha sido o está por cometerse. Este es un estándar más bajo que la causa probable y algo que la Corte Suprema ha confirmado rutinariamente.

Sin embargo, la mayoría de los agentes de policía detienen a un conductor por una causa probable. La causa probable simplemente significa que existen hechos y circunstancias suficientes para permitir que una persona razonable crea que se ha cometido o se está cometiendo un delito. Los ejemplos comunes que dan a un oficial de policía una causa probable son simples infracciones de tráfico: exceso de velocidad, pasar el semáforo en rojo, no señalar un giro y no detenerse por completo en una señal de stop. Aunque estas ofensas pueden parecer menores, son crímenes y brindan a los oficiales de policía amplios motivos para detener a un conductor.

Otra situación que le da a un oficial de policía una causa probable es cuando una persona conduce imprudentemente. Participar en tal comportamiento le da automáticamente al oficial una causa probable para creer que la persona al volante está intoxicada.

Investigación inicial

Al detener a un conductor, la policía puede pedirle a la persona que salga del vehículo, independientemente de si el oficial sospecha de la persona por DWI (conducción bajo los efectos del alcohol o drogas). Si el oficial basa la detención en una sospecha razonable, puede detener al conductor solo el tiempo suficiente para confirmar o disipar las sospechas del oficial. Sin embargo, si la detención se basa en una causa probable, el oficial puede llevar a cabo una investigación más exhaustiva y emitir una citación por la infracción de tránsito original.

Pruebas estandarizadas de sobriedad en el lugar

Durante el control de tráfico, el oficial generalmente le preguntará directamente al sospechoso si ha estado bebiendo. Una respuesta positiva le da al oficial una causa probable necesaria para realizar una prueba de alcoholemia. Una respuesta negativa o ninguna respuesta incitan al oficial a buscar signos de intoxicación, como el olor a alcohol, ojos inyectados en sangre o llorosos, habla arrastrada o cualquier otra cosa que lleve al oficial a creer que el conductor está intoxicado. Al igual que con una respuesta positiva, la presencia de estos signos le da al oficial una causa probable para continuar su investigación de DWI haciendo que el conductor realice pruebas de alcoholemia en el lugar.

Los oficiales de policía usan pruebas de alcoholemia en el lugarsimplemente para determinar si un individuo está intoxicado. Haymuchas formas, pero tres se dan rutinariamente durante una investigación de DWI:

  • Prueba de nistagmo de mirada horizontal: el oficial ordenará a un individuo que se concentre en un objeto, como un bolígrafo o una linterna, y lo moverá horizontalmente. Esta prueba se usa simplemente para medir el nistagmo de un individuo, que es un movimiento involuntario y rítmico de los ojos. Cuando una persona está intoxicada, el nistagmo se exagera. Durante la prueba, el oficial está buscando ciertas “pistas” que apuntan hacia la intoxicación.
  • Prueba de caminar y girar: el oficial le pide a la persona que camine en línea recta desde el talón hasta los pies, se dé la vuelta y camine de regreso al punto de partida. El oficial nuevamente está buscando ciertas pistas, entre ellas la capacidad del sospechoso para seguir instrucciones y mantener una línea recta.
  • Prueba de una sola pierna: el oficial le pide a la persona que se ponga de pie sobre una pierna de su elección con la otra pierna a unas 6 pulgadas del suelo. El sospechoso debe contar en voz alta durante 30 segundos. Las personas también reciben instrucciones de mantener los brazos a los lados para evitar usarlos para mantener el equilibrio.

Estas pruebas se llaman “estandarizadas” porque requieren el cumplimiento de ciertos procedimientos para explicar y administrar las pruebas. En realidad, las pruebas no se aplican por igual a todos. Por ejemplo, es probable que un hombre de 30 años sea más eficaz para mantener el equilibrio en una pierna que un hombre de 60 años, incluso si el de 30 años ha bebido más. Por lo tanto, el hecho de que estas pruebas puedan aplicarse de manera diferente a cada persona es algo que la defensa a menudo presenta a los jurados cuando los casos de DWI van a juicio.

A veces se administran otras pruebas de sobriedad de campo, aunque no existe un método estandarizado para administrar estas pruebas. Los más comunes son tocar la nariz con un dedo, contar hacia atrás y decir el alfabeto hacia atrás.

Nadie está obligado a someterse a la solicitud de un oficial de policía para realizar las pruebas de alcoholemia, sin embargo, si una persona se niega, es probable que sea arrestada. La razón de esto es que un oficial debe tener una causa probable de que un individuo esté ebrio antes de que pueda pedirle a la persona que realice las pruebas. La causa probable es también lo que un oficial debe tener para hacer un arresto. Por lo tanto, debido a que el oficial ya tiene una causa probable, la decisión de no realizar las pruebas no conlleva ninguna diferencia sobre si se puede realizar el arresto. De hecho, las pruebas de sobriedad existen por dos razones: son una oportunidad para que el sospechoso disipe las sospechas de intoxicación del agente, y se usan como evidencia de intoxicación en el juicio.

Pros y contras de someterse a las pruebas

La mayoría de los vehículos policiales tienen cámaras en el salpicadero, por lo que todas las pruebas de alcoholemia realizadas, probablemente, se registrarán. Esto presenta un dilema para los conductores que afrentan la decisión de realizar las pruebas. Un rendimiento pobre por lo general le da a un jurado suficiente evidencia para condenar. Un buen desempeño, sin embargo, podría resultar en que no hubiera arresto. No realizar las pruebas, como se indicó anteriormente, probablemente resultará en un viaje a la cárcel, pero el hecho de que no se realizaran las pruebas no le da al jurado pruebas contundentes de intoxicación.