COLUMNA: La ley en la vida real

Read in English

COLUMNA: La ley en la vida real

deLinda Holmes, J.D.

Fedsgrava con impuestos las ganancias de los reality shows, pero no regula Supervivientes y otros concursos

22 de octubre de 2008

En los casi ocho años que han pasado desde que Richard Hatch se convirtió en el primer ganador de Survivor, ha hecho muchas cosas. Aparecióen el Late Night de David Letterman y The Howard Stern Show; estuvoen Hollywood Squares y Entertainment Tonight. Incluso apareció nuevamente en Survivor en 2004 para una edición de “todas las estrellas”, solo para ser enviado a casa a menos de la mitad de la temporada.

Y en 2006, fue declarado culpable de evasión fiscal y condenado a más de cuatro años de prisión, que actualmente está cumpliendo. El Tribunal Supremo de EEUU se negó a escuchar su apelación la semana pasada, por lo que está programado que permanezca en prisión hasta octubre del próximo año.

La forma de evasión de impuestos de Hatch era más descarada que la mayoría: simplemente nunca reportó el millón de dólares en ingresos imponibles que casi 58 millones de personas lo vieron ganar en agosto del 2000. Hubo más ingresos comprometidos: algunas propiedades en alquilery dinero que ganaba como presentador de radio después de su gran victoria. Pero lo que hizo que el caso fuera tan fascinante, lo que hizo temblar a todo el país, fue que aparentemente pensó que el IRS no se daría cuenta si nunca decía una palabra sobre lo que bien pudo haber sido el recibo mejor publicitado de ingresos gravables de todo el año.

Desde el punto de vista del chisme, la defensa de Hatch fue deliciosa, y sus apelaciones se han basado principalmente en la negativa por parte del juez de primera instanciaa permitirle presentarla al jurado. En resumen, Hatch afirmó que había pillado a un miembro del personal escondiendo comida a los concursantes durante la temporada en que ganó y que a cambio de no convertir este “engaño” en un escándalo, los productores acordaron pagar los impuestos de sus ganancias.

Para cualquiera que haya pensado un poco sobre la responsabilidad tributaria, esto no tiene sentido. Ciertamente, los productores podrían haber accedido a darle dinero para silenciarlo: una cantidad calculada para que después de pagar los impuestos cubriera su obligación tributaria por las ganancias. Pero eso no tendría nada que ver con si tenía que informar de los ingresos. La noción de que él creía que los productores de Survivor tenían la autoridad para sustituirlo en la obligación de informar de los ingresos al IRS,pone en duda su credibilidad hasta el punto de que más bien parece que “cede credibilidad”.

¿Los reality shows se rigen por las leyes de “Quiz Show”?

Curiosamente, las afirmaciones de Hatch también se remontan a una pregunta legal popular sobre los reality shows: ¿Mantienen las leyes aprobadas después de los viejos escándalos delos concursos de preguntas estrictos requisitos aplicables a los productores para que hagan todo de una manera en que todos estén de acuerdo con su legalidad? ¿Hay reglas tan estrictas como para que las personas puedan ir a la cárcel por llevar comida a escondidas a los concursantes o por jugar con el juego?

Esta misma pregunta surgió en el caso más antiguo conocido de Survivor que llegó a los tribunales: la concursante de la primera temporada y abogada StaceyStillman demandó al productor de la serie, Mark Burnett, alegando que el espectáculo estaba manipulado en su contra. Stillman afirmó que, para salvar a una concursante más interesante de la eliminación, Burnett intentó convencer a su tribu para que votara en su contra, lo cual sucedió. En su demanda, Stillman acusó a los productores de violar las leyes federales aprobadas después de los escándalos de los concursos de pruebas que prohíben a los productores corregir el resultado.

Si esas leyes, que se encuentran en el Código de los EEUU bajo el encabezado “Prácticas prohibidas en concursos de conocimiento, habilidad o probabilidad”,son de aplicación a Survivor, es una pregunta a la que nunca se ha dado respuesta. Se refieren repetidamente a un “concurso de conocimiento intelectual” (que con certeza no es Survivor) o un “concurso de azar” (que ciertamente no es Survivor) o un “concurso de habilidades intelectuales”.

Así que toda la cuestión se reduce a si Survivor se presenta como un “supuesto concurso de buena fe de … habilidad intelectual”. Honestamente, si tuviera que sondear a 1.000 espectadores de Survivor, sería sorprendente encontrar incluso 10 que dijeran que Survivor está destinado a identificar al jugador con la mayor habilidad intelectual.

Pero si Survivor es un concurso de habilidades intelectuales, entonces el espectáculo tiene prohibido tomar ciertas medidas para manipular el resultado. Sin embargo, las reglas para gestionar los juegos están tan claramente escritas que tienden a hablar de ofrecer a un concursante particular “asistencia secreta”. ¿La regla sería fácil de aplicar en el escenario tradicional de un concurso donde los concursantes reciben las respuestas por adelantado, pero si un productor de Survivor realiza una entrevista de una manera que lleve a un concursante a pensar de manera diferente sobre su voto,sería ofrecerle a alguien “asistencia secreta”? Los productores piden a los concursantes que investiguen las preguntas para provocar imágenes interesantes durante todo el tiempo de las entrevistas. ¿Se puede esperar que alguien regule si las preguntas formuladas pueden ser demasiado agresivas en una dirección o reforzando otra?

Los reality shows de competencia, no los concursantes, pueden jugar según sus propias reglas

Siempre se habla de que las reglamentaciones de la FCCrequieren que se realicen los concursos de acuerdo con la forma en que se anuncian, pero que generalmente se aplican a concursos gestionados por concesionarios de la FCC (estaciones de radio y televisión) en lugar de programas transmitidos por redes. Además, en un desarrollo que llamó la atención de algunos espectadores, en el verano de 2007 la FCC aparentemente respondió a algunas quejas alegando que los productores estaban pasando por alto el “hacer trampa” en Big Brother 8, al afirmar que parecía no ser un “juego de juegos”, sino un espectáculo “solo de entretenimiento”, en el cual los resultados están predeterminados al menos parcialmente. Hay informes de que la FCC ha dicho algo similar sobre American Idol.

Al final, no parece que la FCC o el Departamento de Justicia tengan mucho interés en sumergirse en el mundo de los realities de televisión para determinar si se está tratando a todos con justicia. Si alguna vez fuera evidente una manipulación verdadera: una temporada completa de un programa que se demuestre que ha sido una farsa, con reuniones secretas anticipadas durante las cuales se seleccionó a un ganador predeterminado, entonces se podría acudir a las leyes del concurso de preguntas. Pero es poco probable que un regulador federal vaya a intervenir para convertirse en el árbitro de si una barra de Snickers clandestina afectó el resultado del juego.

Parece que el gobierno federal no quiere formar parte de los realities de televisión, con la excepción, por supuesto, del IRS. Como Richard Hatch ya ha aprendido, esa agencia quiere su parte y la obtendrá si no se le da voluntariamente.

Linda Holmes es escritora independiente en Washington, DC. Anteriormente ejerció como abogada en Minnesota, especializándose en derecho laboral y redacción legislativa.