Derecho de divorcio de Nueva York

Antes de solicitar el divorcio en Nueva York, una persona debe cumplir los requisitos de residencia de Nueva York. Se debe cumplir una de las siguientes condiciones de residencia:

  • Ambos cónyuges se casaron en Nueva York, y uno de ellos era residente de Nueva York desde un año antes o más.
  • Ambos cónyuges residían en Nueva York, y el marido o la mujer residía en Nueva York desde un año antes o más al momento de contraer matrimonio.
  • Las causales de divorcio se establecieron en Nueva York y uno de los cónyuges residía en Nueva York desde más de un año antes de solicitar el divorcio.
  • Las causales de divorcio se establecieron en Nueva York y ambos cónyuges residían en Nueva York desde más de un año antes de solicitar el divorcio.
  • Uno de los cónyuges era residente de Nueva York desde por lo menos dos años antes de solicitar el divorcio.

El estado de Nueva York establece seis causales de divorcio, de las cuales cuatro corresponden a los divorcios con atribuciones de culpa y dos a los divorcios sin atribuciones de culpa. En un divorcio sin atribuciones de culpa, ninguna de las partes está obligada a dar una razón legal válida a los juzgados y pueden declarar que su matrimonio no puede salvarse debido a ”diferencias irreconciliables”. Las causales de un divorcio sin atribuciones de culpa incluyen haber vivido separados por un período de un año o más, o una separación legal.

Sin embargo, los divorcios con atribuciones de culpa funcionan diferente, ya que requieren que uno de los cónyuges dé una razón legal válida. En el estado de Nueva York, las siguientes razones son consideradas causales legales de divorcio con atribuciones de culpa:

  • abandono por un período de tres años o más
  • adulterio
  • trato cruel e inhumano
  • encarcelamiento por tres años o más

 

El divorcio con atribuciones de culpa es probable en situaciones en las que ambos cónyuges no pueden ponerse de acuerdo con respecto a cuestiones de alimentos, división de bienes, custodia de menores o manutención de menores, y cuando una de las partes considera que los juzgados deben tomar en cuenta el comportamiento pasado de la otra parte.