Enmienda XXVII (1992)

 

Ninguna ley que varea la remuneración de los servicios de los senadores y representantes tendrá efecto hasta después de que se haya realizado una elección de representantes.