Estado de protección temporal

El estado de protección temporal (TPS) protege a los residentes extranjeros que viven en los Estados Unidos cuyos países de origen son considerados, por el gobierno de los Estados Unidos, como lugares temporalmente inseguros para vivir (por ejemplo, en caso de guerra, terremoto, inundación, sequía u otra condición temporal extraordinaria). El estado de protección temporal no habilita el estado de residente permanente. Puede otorgarse en cualquier lugar de 6 a 18 semanas con prórrogas.