Incumplimiento de una promesa de casamiento

En el siglo XIX, muchos tribunales reconocían la promesa de casamiento como motivo de demanda. Esto ocurría, generalmente, si un hombre le proponía matrimonio a una mujer y ésta aceptaba, pero luego el hombre se arrepentía antes de que se consumara el matrimonio. Esta demanda puede basarse en la teoría del incumplimiento de un contrato. Actualmente, sin embargo, la mayoría de los tribunales no reconoce el incumplimiento de una promesa de casamiento como motivo de demanda. Sin embargo, si el futuro novio se arrepiente luego de que se han comprado o contratado varios de los artículos para la boda en cuestión, es posible que deba hacerse cargo de estos gastos.