Registro de arresto y fianza

Después del arresto, por lo general, un sospechoso de cometer un delito es detenido por la policía y “registrado” o “procesado”. Durante el registro de arresto, comúnmente un agente de policía:

  • Toma nota de la información personal del sospechoso de un delito (por ejemplo: nombre, fecha de nacimiento, característica físicas)
  • Registra la información acerca del delito presuntamente cometido por el sospechoso
  • Busca en los archivos los antecedentes penales del sospechoso
  • Revisa al sospechoso y le toma las huellas digitales y fotografías
  • Confisca cualquier pertenencia que el sospechoso lleve encima (por ejemplo: llaves, billetera), que le será devuelta al momento de su liberación
  • Lleva al sospechoso a una celda de detención temporal de la comisaría o a una prisión local

Nota: es posible que a las personas arrestadas por delitos menores se les haga simplemente una citación judicial por escrito y se las deje en libertad, luego de firmar la citación y de prometer que comparecerán ante el juzgado en una fecha posterior.

La primera prioridad de los sospechosos llevados a prisión es recuperar la libertad. A menos que se lo acuse de un delito grave, por lo general el sospechoso es dejado en libertad antes del juicio bajo fianza o “caución juratoria”.

La fianza es un proceso a través del cual se le permite a un sospechoso de cometer un delito que se encuentra bajo arresto policial pagar dinero a cambio de su liberación, generalmente luego de hacerle el registro de arresto. Como condición para su liberación, el sospechoso promete comparecer ante el tribunal en todos los procesos penales programados, incluyendo la comparecencia ante un juez para la presentación formal de cargos, audiencia preliminar, audiencia petitoria previa al juicio y el juicio.

Encuentre un abogado penalista

Si al arrestado no se le permite pagar la fianza en la comisaría inmediatamente después de registrar su arresto, el juez puede decidir más adelante, en una audiencia aparte o en la presentación formal de cargos, si autoriza la liberación bajo fianza. El monto de la fianza puede estar predeterminado, a través de una “lista de montos de fianza”, o el juez puede establecer la cifra monetaria basándose en:

  • La gravedad del delito
  • Los antecedentes penales del sospechoso
  • El peligro que la liberación del sospechoso representa para la comunidad
  • Las obligaciones del sospechoso con respecto a la familia, la comunidad y el empleo

Un sospechoso o los amigos o familiares del sospechoso pueden pagar el monto total de la fianza tal como lo ha establecido el juzgado, o puede depositarse una “caución en garantía” en lugar del monto total. Una caución depositada en garantía de la comparecencia del procesado es una garantía por escrito de que se pagará el monto total de la fianza si el sospechoso no cumple con la promesa de comparecer ante el juzgado. Por lo general, las cauciones depositadas en garantía de la comparecencia del procesado se obtienen a través de una agencia de cauciones que cobra una tarifa por pagar las cauciones depositadas en garantía (por lo general, el 10 por ciento del monto de la fianza). Las agencias de cauciones pueden exigir también una garantía adicional antes de depositar la caución en garantía, ya que la agencia será la responsable de pagar el monto total de la fianza si el sospechoso “huye” o no cumple con la promesa de comparecer ante el juzgado.

Cuando un sospechoso de cometer un delito es arrestado, registrado policialmente y puesto en libertad bajo “caución juratoria”, no se requiere pagar dinero de fianza al juzgado ni depositar una caución en garantía de la comparecencia del procesado. El sospechoso simplemente es puesto en libertad luego de hacer la promesa, por escrito, de que comparecerá ante el juzgado en todos los próximos procedimientos judiciales. La mayoría de los juzgados penales estatales imponen ciertas condiciones al poner en libertad a una persona bajo caución juratoria, como prohibir que el sospechoso deje el área mientras se están llevando a cabo los procedimientos judiciales o requerir que el sospechoso se comunique periódicamente con el juzgado mientras el caso sigue en curso.

Con respecto a la fijación del monto de la fianza, al decidir si poner en libertad o no a una persona bajo caución juratoria, un juez del juzgado penal tiene en cuenta:

  • La gravedad del delito
  • Los antecedentes penales del sospechoso
  • El peligro que la liberación del sospechoso representa para la comunidad
  • Las obligaciones del sospechoso con respecto a la familia, la comunidad y el empleo

Si el sospechoso que ha sido liberado bajo caución juratoria no comparece ante el juzgado como se había programado, la persona debe ser arrestada de inmediato, y toda posibilidad de concederle la libertad bajo fianza queda absolutamente descartada.