Trabajar con discapacidades mentales

La Ley para estadounidenses con discapacidades (ADA, Americans with Disabilities Act) se aplica tanto a los empleados con discapacidades físicas como a aquellos con discapacidades mentales o psiquiátricas. Es posible que los trabajadores que sufren de depresión grave, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno por déficit de atención y otras enfermedades mentales estén amparados por la ADA, siempre y cuando la enfermedad que padecen se ajuste a la definición de ”discapacidad” que dicha ley establece. Los trabajadores con discapacidades mentales también tienen derecho a tener acceso a ciertas comodidades razonables. Por ejemplo, usted puede solicitar que se instale un sistema de aislamiento acústico en una oficina a fin de disminuir la posible distracción de un empleado que sufre de trastorno por déficit de atención.