Vecinos con perros ruidosos

Los problemas causados por perros que ladran pueden resolverse sin necesidad de llamar a la policía o llegar al tribunal. El juez puede mostrarse más comprensivo si usted y su vecino ya han llegado a algún acuerdo para solucionar el problema. Si el perro tiende a ladrar cuando se lo deja solo, es posible que el dueño no esté enterado del problema y de que está causando una alteración del orden público. Intente mantenerse en buenos términos con su vecino y proponga algún tipo de cronograma para determinar los momentos en que el perro podría permanecer dentro de la casa. Si se acuerda un plan, hable nuevamente sobre la situación al cabo de algunas semanas. También existen mediadores que están capacitados para trabajar en este tipo de situaciones. Agote todas las posibilidades antes de recurrir a los tribunales, lo cual, en ocasiones, puede llegar a empeorar la situación.