Crisis de las hipotecas subprime

Read in English

Crisis de las hipotecas subprime

La actual crisis hipotecaria ha sacado a la luz los préstamos hipotecarios de alto riesgo. Una hipoteca de alto riesgo es un préstamo otorgado a prestatarios con calificaciones de crédito pobres que no podrían optar a una hipoteca convencional. Debido al mayor riesgo para el prestamista en este tipo de préstamo, el prestamista cobra una tasa de interés por encima de la tasa principal de préstamos. La tasa de interés preferencial es la tasa de interés que los prestamistas cobran a sus clientes más solventes.

Hipoteca de interés variable

El tipo más común de hipoteca subprime es uno con una tasa de interés variable. Una hipoteca de tasa de interés variable (ARM, por sus siglas en inglés) es una hipoteca que inicialmente cobra una tasa de interés baja y fija, pero luego se vuelve ajustable después de un cierto período de tiempo. Después de ese período inicial, la tasa de interés fluctúa en función de un índice.

Este tipo de hipoteca es atractivo para los prestatarios subprime debido a la baja tasa de interés inicial. Sin embargo, muchos de estos prestatarios desconocen cuánto puede aumentar la tasa de interés. Cuando la tasa de interés aumenta, los pagos mensuales aumentan. Aumentos significativos en la tasa de interés han llevado a muchos prestatarios de alto riesgo a la ejecución hipotecaria. De hecho, aunque las ejecuciones hipotecarias se dan por todo el país, el 43 por ciento de las ejecuciones hipotecarias se realizan en viviendas compradas con hipotecas subprime. Es un número elevado considerando el hecho de que las hipotecas subprime de tasa de interés variable representan solo el 6,8 por ciento del mercado.

Préstamos abusivos

Si bien algunos préstamos hipotecarios de alto riesgo son el resultado de un trato justo, muchos provienen de prácticas crediticias deshonestas, también conocidas como prácticas crediticias predatorias. Una práctica de préstamos predatoria es cualquier acción de un prestamista que tergiverse los términos del contrato hipotecario para el prestatario. También incluye los métodos engañosos utilizados por los prestamistas para convencer a los prestatarios a aceptar términos injustos en un préstamo.

La mayoría de los estados han promulgado leyes para regular aún más la industria de préstamos hipotecarios. Muchas de estas leyes también apuntan a tomar medidas enérgicas contra los préstamos sin escrúpulos. Por ejemplo, ahora Texas tiene un Grupo de trabajo contra el fraude hipotecario residencial, cuyo objetivo es trabajar con funcionarios locales, estatales y federales para proteger a los potenciales compradores de viviendas. California, un estado cuya tasa de ejecución hipotecaria es el doble del promedio nacional, agregó recientemente a sus leyes de préstamos predatorios una ley que atañe a los prestamistas que presionan a los tasadores para tasar una propiedad por una cierta cantidad, inflando así artificialmente el precio de la propiedad.

La nueva ley de hipotecas de Nueva York es una de las más estrictas del país. Amplía la ley de préstamos predatorios pero también impone nuevas restricciones y requisitos a los prestamistas desde el préstamo inicial hasta el incumplimiento y la ejecución hipotecaria. Otros estados, como Florida e Illinois, han abordado la crisis hipotecaria al aprobar leyes que protegen aún más a los compradores de viviendas y castigan a los prestamistas sin escrúpulos.

El mejor consejo para encontrar un prestamista con reputación es investigar y aprovechar los recursos disponibles. Llame al Better Business Bureau para investigar las quejas que hay contra un prestamista en particular. Pregunte a amigos o parientes que sean dueños de sus casas sobre sus experiencias con sus prestamistas. Una oficina estatal (generalmente la oficina del fiscal general) tendrá información sobre cómo comprar una casa. Si puede, contrate a un abogado cuando compre una casa; tendrá experiencia tratando con prestamistas y cuidará de sus intereses.