Información para empleadores

Read in English

La discriminación en el empleo ocurre cuando un empleador selecciona a un empleado debido a características de ese empleado, como la edad, la raza, el sexo, las creencias religiosas o la discapacidad. Dicha discriminación ocurre de muchas formas, pero es más común en las áreas de despido, promoción, salarios y acoso.

La discriminación laboral, en la mayoría de las circunstancias, es ilegal y está prohibida por una serie de disposiciones y estatutos constitucionales. Algunas leyes estatales brindan más protección a los trabajadores que la ley federal, al prohibir la discriminación basada en factores no cubiertos a nivel federal, como la orientación sexual.

Cómo prevenir la discriminación

Una de las medidas más efectivas que un empleador puede tomar contra las reclamaciones por discriminación es la prevención. En lugar de esperar para reaccionar ante tal reclamación, es mejor evitar que se haga la reclamaciónya que ahorrará tiempo, dinero y frustración. Esto se evidencia particularmente en las últimas cifras de la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo: solo en 2007, se pagaron más de 345 millones de dólares a los empleados cuyas demandas por discriminación fueron exitosas. Por lo tanto, definitivamente a un empleador le merece la penainvertir tiempo y dinero para tratar de hacer que las reclamaciones por discriminación sean una rareza.

El principal paso para prevenir la discriminación es familiarizarse con lo que permite la ley y, lo que es más importante, con lo que prohíbe. La familiaridad debe abarcar todas las áreas de prácticas laborales, incluidas entrevistas, exámenes previos al empleo, calificaciones salariales, beneficios, aumentos y promociones.

El segundo paso en la prevención de reclamaciones de discriminación es publicitar las normas entre los empleados, haciéndoles conscientes de la importancia de los asuntos de discriminación y, del mismo modo, transmitir el hecho de que no se tolerará tal comportamiento.

Posiblemente, la mejor manera de hacerlo es celebrar una reunión, quizás periódicamente, para analizar cuestiones de discriminación. La EEOC ofrece publicaciones y pósters gratuitos. La ley exige que los empleadores publiquen avisos con respecto a la ley federal en lo que respecta a la discriminación.

Respondiendo a reclamaciones de discriminación

Si se presenta una reclamación de discriminación, el empleador recibirá un aviso dela reclamaciónen los 10 días siguientes. La notificación le dará al empleador la información básica sobre el cargo (el reclamante, la base del cargo, el alegato y la fecha de la supuesta discriminación). El aviso también dará instruccionessobre el proceso que se avecina al empleador, así como información sobre las obligaciones del empleador con respecto ala reclamación (como la conservación de registros con respecto ala reclamación).

La ley prohíbe estrictamente que los empleadores tomen represalias contra los empleados que han presentado una demanda por discriminación. Se debe tratar a dichos empleados como si nada hubiera sucedido. Tener un comportamiento vengativo puede someter al empleador a otra reclamación además dela reclamación original por discriminación.

Después de que se haya enviado el aviso por correo, lo más probable es que se le pida al empleador que proporcione una declaración e información con respecto a la investigación. Además, los investigadores de la EEOC pueden visitar los negocios del empleador y entrevistar a otros empleados. Aunque no se requiere contratar a un abogado durante este proceso, cada paso de una investigación EEOC es importante, y un empleador puede beneficiarse del conocimiento y la experiencia de un abogado familiarizado con el proceso. Una vez que se complete la investigación, la EEOC decidirá si la reclamación de discriminación es válida.

Si se decide que ha habido una discriminación, se enviará avisos a las partes para que entren en mediación. Si las conversaciones de mediación no son exitosas, la EEOC o el empleado pueden entablar una demanda.

Si la EEOC determina que la reclamación no tiene fundamento, desestimará el cargo y notificará al empleado que tiene derecho a contratar a un abogado y demandar al empleador.

Defensas ante reclamaciones de discriminación

Existen muchas defensas ante una demanda por discriminación; las defensas disponibles para un determinado empleador, a menudo, dependen de la reclamación.

Una defensa que siempre está disponible es alegar que el empleado simplemente no cumplió con las políticas del empleador. Esto puede incluir llegar tarde al trabajo, tomar un almuerzo largo, no terminar el trabajo a tiempo o simplemente negarse a seguir un pedido. Esta defensa se basa en los registros meticulosos de un empleador con respecto al comportamiento del empleado. Cuanta más documentación tenga un empleador con respecto a la insubordinación de los empleados, mayores serán sus posibilidades de demostrar que las acciones adversas tomadas contra el empleado no se han debido a la discriminación sino a las acciones del empleado.

Otra defensa a veces disponible es una calificación ocupacional de buena fe (BFOQ, por sus siglas en inglés), que es una calificación legítima para un trabajo que no está dirigido a ninguna clase particular de personas. Por ejemplo, los pilotos comerciales tienen edades obligatorias de jubilación. Ese requisito es una calificación de buena fe para ese trabajo, aunque provoca que no se seleccione a los pilotos mayores. La defensa BFOQ a veces se usa en reclamaciones de discriminación basados en la edad o discapacidad; sin embargo, esta defensa casi nunca está disponible en ningún otro caso de discriminación (como raza, religión o sexo) porque es casi imposible justificar una política legítima que simplemente se dirija a un grupo en particular, como empleados negros, musulmanes o mujeres.

Las reclamaciones basadas tanto en la Ley de Estadounidenses con Discapacidad como en el acoso sexual tienen defensas específicas disponibles debido a la forma en que se redacta la ley.