Inmigración: Detención y custodia

Read in English

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), agencia dependiente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), es responsable de administrar el sistema de detención de inmigrantes de EE. UU.

Estándares de detención

Detention

El ICE ha establecido un conjunto de Estándares Nacionales de Detención (NDS). Estas normas pretenden establecer reglas sobre cómo se debe tratar a los inmigrantes detenidos, de forma diferente que a los acusados. Los estándares tienen la intención de mejorar los servicios médicos y de salud mental, aumentar el acceso a los servicios legales, mejorar la comunicación con los detenidos que hablan poco o nada de inglés, mejorar el proceso para gestionar las quejas y aumentar la recreación y las visitas. En 2016, el ICE revisó varias normas previamente emitidas, garantizando su alineación con las políticas promulgadas anteriormente y con los requisitos legales y reglamentarios federales. Sin embargo, en 2017, el presidente Donald Trump decidió cerrar la oficina que desarrolló y mantuvo el NDS y dejó de incluir los estándares en los nuevos contratos carcelarios.

Aplicación y remoción

Además del NDS, el ICE ha implementado la Oficina de Detención y Deportación (ERO) para ayudar a hacer cumplir las leyes de inmigración de una manera justa y efectiva. La misión declarada de la ERO es identificar, arrestar y expulsar a los extranjeros que representan un peligro para la seguridad nacional, así como a aquellos que ingresan ilegalmente en los Estados Unidos. La ERO tiene 24 oficinas de campo en todo Estados Unidos, supervisa los centros de detención y gestiona los movimientos de extranjeros a través de varios procedimientos de inmigración. La ERO también trabaja con las Fiscalías de los Estados Unidos para facilitar el enjuiciamiento penal, para garantizar la salud de las personas detenidas y facilita exámenes físicos y dentales.

Detención antes de la emisión de una orden de expulsión

Las personas sospechosas de ingresar ilegalmente en los Estados Unidos pueden ser arrestadas por agentes de la ley locales o federales antes de ser transferidas a la custodia del ICE. Una persona que se encuentra ilegalmente en el país puede ser arrestada por la policía local por cualquier infracción, desde multas de tráfico hasta delitos graves. La policía local puede compartir la información del arresto con los agentes del ICE si creen que un arrestado no está documentado. Cuando eso sucede, el ICE tiene autoridad para presentar una orden de detención (conocida como retención del ICE o “retención de inmigración”) pidiendo a la policía que retenga a la persona durante 48 horas después de su fecha de liberación. El propósito de la retención es dar tiempo a los agentes del ICE para decidir si toman la custodia del detenido e inician los procedimientos de deportación. Una vez que expira el período de 48 horas, el individuo debe ser liberado a menos que se haya emitido una orden de expulsión; sin embargo, puede volver a ser detenido por el ICE en el futuro.

Detención en el aeropuerto después de viajar al exterior

Una de las formas más comunes en que los agentes de inmigración detienen a los no ciudadanos se da en el aeropuerto después de viajar al extranjero. Para volver del extranjero todos deben pasar por la aduana, y si el individuo no es ciudadano, debe pasar por una inspección de inmigración. En ese momento, el agente de inspección puede ver en el historial electrónico de una persona si esta tiene antecedentes penales o una orden previa de deportación. No existe un estatuto de limitaciones en la ley de inmigración, lo que significa que un individuo puede ser detenido y deportado por una condena que haya ocurrido hace muchos años. Si usted no es ciudadano y tiene una condena penal o una orden de deportación, debe consultar a un abogado antes de viajar al extranjero.

Detención después del arresto

Con la administración actual haciendo todo lo posible para detener y deportar a tantos inmigrantes ilegales como sea posible, los agentes del ICE están estacionados en cárceles de todo el país. Cuando un individuo es arrestado, se procesa a través del sistema de detención y deportación de inmigrantes. Si usted no es ciudadano o no tiene identificación, este proceso probablemente incluya una entrevista con agentes del ICE sobre su estado migratorio. Si el individuo no es ciudadano, se lo puede poner en proceso de expulsión. En primer lugar, los agentes del ICE solicitarán una orden de detención y solicitarán que la policía receptora notifique al DHS antes de que se libere al no ciudadano. También sirve como solicitud para mantener a la persona detenida en custodia penal, hasta que el ICE decida si se debe transferir a la persona a la detención de inmigración, para que se la ponga en un proceso de expulsión.

Derechos de los detenidos

Si se encuentra detenido por agentes de inmigración, es importante recordar que aún tiene ciertos derechos legales. Un detenido tiene derecho a permanecer en silencio y no tiene obligación de admitir su falta de estatus legal de inmigración. Es responsabilidad del ICE demostrar que un detenido carece de un estatus migratorio legal o ha violado su estado migratorio. Un detenido tiene derecho a contactar a un abogado y que ese abogado lo visite mientras está detenido. Aunque los detenidos tienen derecho a un abogado, el gobierno de los Estados Unidos no pagará ni proporcionará ese abogado al detenido. El detenido debe encontrar y contratar un abogado por su cuenta. Los detenidos también tienen derecho a contactar con su consulado. La información de contacto del consulado se publicará en el centro de detención o será proporcionada por los oficiales de deportación.

Custodia

Después de que un juez de inmigración ordene que un detenido sea deportado, hay un período limitado en el que el detenido puede ser expulsado físicamente del país. En general, el gobierno debe expulsar a un detenido en un plazo de seis meses. Si el ICE no logra expulsar al detenido en un plazo de seis meses, el detenido puede ser liberado con libertad condicional. Si un detenido se encuentra detenido, pero no ha sido expulsado del país, se deben realizar ciertas revisiones de la custodia.

La ley establece que el ICE tiene 90 días para expulsar al detenido del país, a partir de la fecha de la orden de deportación definitiva. En caso de que no se expulse al detenido en un plazo de 90 días, la agencia debe revisar el estado de la custodia, proporcionar una justificación de por qué la persona está aún detenida y decidir si se libera al detenido o si se le expulsa. El ICE puede decidir liberar al detenido en ciertas situaciones en las que el individuo no puede ser devuelto a su país de origen. Por ejemplo, el país de la ciudadanía legal puede que ya no exista; los documentos requeridos para probar la ciudadanía pueden no existir; o el país de ciudadanía no acepta a un individuo expulsado de los Estados Unidos. Los detenidos pueden ser liberados bajo condiciones de supervisión si pueden demostrar que están haciendo un esfuerzo honesto para obtener los documentos necesarios para su traslado o para poner sus asuntos en orden.

Además, si el detenido no es liberado después de una revisión de 90 días, al ICE se le permiten al menos otros 90 días para tratar de deportar al detenido. Sin embargo, cerca del período de custodia de 180 días, el ICE debe realizar una segunda revisión de la custodia para determinar si continuará la expulsión. Una persona que ha estado detenida durante 180 días desde la fecha de su última orden de deportación cumple los requisitos para presentar una petición de recurso de hábeas corpus que le permita exigir la liberación de la libertad condicional. Esta petición no cambia el estado migratorio, simplemente solicita la liberación de la detención. Hay muchos factores que el ICE considera al determinar si se debe liberar a una persona en libertad condicional, incluido el nivel de cooperación con el proceso de expulsión, si el detenido corre riesgo de fuga y si el detenido es un peligro para la comunidad.

Si lo han detenido y siente que se están violando sus derechos, comuníquese con un abogado de inmigración inmediatamente para analizar sus opciones.